13 jul. 2010

sin palabras...



La imagen del beso que Iker Casillas dio a su novia, la periodista Sara Carbonero mientras lo entrevistaba después de que España ganara el Mundial, dio la vuelta al mundo. A su llegada a España, el portero y capitán de la Selección Española, explicó: “Fue espontáneo. Yo creo que soy como todo el mundo. Somos de la calle, somos campechanos, somos gente normal por encima de todo. Y lo hemos demostrado en nuestra manera de ser, en nuestras manifestaciones”, explicó Iker.

Sara Carbonero, quien trabaja para la cadena Telecinco, entrevistaba a Iker después de la ceremonia de premiación. “Los príncipes se van, pero Iker se queda… eh… bueno ¿cómo empezó la cosa y mira ahora”, preguntó Carbonero a Iker a lo que él responde: “¿Qué quieres que te diga… qué te voy a decir?”. Luego Sara dice: “Qué me digas cómo estás, cómo te sientes”. Iker añade: “Muy feliz, muy contento y súper alegre la verdad. Yo creo que lo merecíamos de principio a fin y… sólo lo agradezco a gente que me ha apoyado siempre… a mis padres… mi hermano…”. Luego el portero emocionado mira para otro lado, a lo que Sara añade: “No pasa nada, vamos a hablar un poquito del partido, luego volvemos a…”. En ese momento, Iker murmura “a mi novia” y le planta un beso en la boca y otro en la cara, mientras Carbonero, sorprendida apenas puede reaccionar. Luego, el futbolista se va en medio de los aplausos de la gente que estaba cerca.
Siempre pensé que detras de esa cara bonita y esos dulces ojos de pillín se escondía una gran persona. Una persona que a pesar de haber llegado muy lejos sabe mantener los pies en la tierra. Que sigue siendo quien era antes de llegar a ser mundialmente conocido, que se siente agradecido y que no se adjudica la victoria a él solo. Me encanta el hecho de que cuando gana algo importante se acuerda de su familia y de aquellos que lo apollaron. Se emociona sin miedo al que dirán porque es coherente; dice y actúa según sus principios. Porque es un gran ejemplo para niños y mayores que siguen hoy el fútbol. Porque es un buen capitán y porque para mí ya a llegado muy lejos, y no solo como profesional sino como persona. Porque como él dijo " Siempre he querido que la gente me recuerde más por buena persona, que por buen o mal portero" y pienso que muchos, como yo, le recordaremos así.

1 comentario:

Juana dijo...

I love Iker