24 nov. 2011

Mi sueño

No se si a vosotros os pasará como a mi pero yo desde pequeña tengo un sueño que también comparto con mi madre. Y ese sueño es tener un estudio en el que no haya más que mucho espacio vacío y unas cuantas cajas con compartimentos y otras varias estanterías con cosas que aparentemente no sirven para nada.


Un inmenso sitio en el que la inspiración eche rienda suelta a la creatividad. Un lugar donde mis ideas se explayen. Muy sencillo y vacío pero que cada vez que lo imagino sé que tendrá ese desorden que me caracteriza y que aunque a veces me saque de quicio me encanta ese ambiente desastrosillo. Porque no es un desorden cualquiera, es un orden a mi manera, un desorden controlado.


El suelo de madera con alguna que otra mancha de pintura que se cayó mientras llevaba a cabo algunas de mis ideas. Cajas transparentes pero que dejan ver todo el color de las piezas que guardan dentro. Cosas que mucha gente diría que son inútiles y que porqué las tengo todas arrebujadas: tuercas, piedras de colores, trozos de plástico, periódicos, revistas de supermercados, conchas de la playa, cables de la luz, lápices que ya se quedaron un poco pequeños, lentejuelas, cremalleras, capuchones de bolígrafos, pinzas de la ropa, flores de mentira, pipas de sandía y otras cuantas de melón, bolas de madera pero no nos olvidemos de las de metal, botones, miles de frascos de botones... y podría seguir la lista hasta que me dieran las doce de la noche..


Y porqué os cuento todo este rollo, estarás pensando. Pues porque al ver este vídeo me acordé de mi sueño.  Yo soy de aquellas que nunca se ha parado a pensar ni una sola vez como será el día de su boda (me parece que cuando tenga que llegar ya lo pensaré si es necesario). Sí, un tópico que conmigo rompe la regla. Pero si soy de esas que desde muy pequeña se pasaba horas imaginando como será cuando tenga su propia casa (y aun lo sigo haciendo, aunque todavía queda mucho para que eso pase). Y tengo claro que mi casa será sencilla pero muy acogedora, osease no vanguardista. Con todo el respeto para los que tengan casas vanguardistas, para mí con ello se crea un espacio demasiado frío, y yo concibo una casa como un sitio en el que estar super agustito, que cualquiera se sienta como en casa. Así que mi casa desde siempre pensé que sería sencilla pero llena de pequeños detalles que la hagan especial.


Pero mi estudio, o más bien el de mi madre y mio, será diferente. Será un sitio con pocos muebles. Solo una gran mesa en medio de la GRAN habitación. Tres sillas. Un sillón individual al fondo que de a la pared de cristal que muestra el exterior. Donde poder ver la lluvia caer cuando llueva y que tras el gran ventanal entre el sol todas las mañanas y se esconda todas las tardes. Y más o menos se ha parecido a la casa de campo que aparece en el vídeo.



Pero algo si que tengo claro, que para hacer realidad los sueños lo único que hay que hacer es despertar. Y que nada surge de la nada. Como dijo Picasso: Que la inspiración nos pille trabajando.

No hay comentarios: