12 oct. 2011

M-I-É-C-O-L-E-S

Los lunes no me disgustan demasiado, pero algunos ya sabréis que los miércoles me gustan mucho porque vienen tras los martes que no me gustan demasiado. 


A lo mejor esto es porque martes este año significa cuatro horas seguidas de una misma asignatura desde las 8.30 de la mañana. Y después tener toda la tarde ocupada en mil historias que me he apuntado.. Pero de eso no va el caso, sino de que cada día se nos presenta cuando nuestros pies tocan el suelo, tras sonar el despertador y con la cara de sueño salimos de la cama. Se nos presenta como un conjunto de horas por vivir. Por eso ya se puede decir que estamos a mediados de semana y la mía viene siendo un poco ajetreada. Pero eso es lo que la hace más emocionante ¿o no? Si tenemos muchas ideas en mente pero no las llevamos a cabo ¿de qué nos sirven? Aunque admito que es más fácil pensar que actuar, lo sé. Soy consciente y a veces me cuesta más de lo que pueda parecer. Pero el pensar no fue creado sino para actuar, así que sacudámonos la pereza de nuestros ropajes.

No hay comentarios: