16 sept. 2011

Creando mi lista de cosas

Así estoy, apuntando sin parar todas las cosas que quiero customizar o comprar para que ocupen mi armario esta temporada. Y es que, como ya leísteis en post anteriores, mis ideas son muy suyas y aparecen cuando menos se las llama.

Tras los exámenes mis flaxes me dieron una tregua, pero ahora que empieza el curso vuelven al ataque. Siempre buscan el momento en el que estoy más ocupada para aparecer.. Creo que intentan que aunque cumpla años no pierda ese entusiasmo por "inventar" que (al igual que todos los niños pequeños) yo tenía cuando mi mente solo se preocupaba por hacer cabañas en el salón y tomar leche con colacao y galletas a todas horas...

Siempre que hablamos del tema mi amiga Cristina bromea diciendo que yo debo tener a un coolhunter detrás todo el día, porque sino no lo entiendo. Continúa: primero fueron las bambas... (en septiembre de 2007 aparecí el primer día de clase con unas bambas verde agua puestas a modo de chancla. Me encantaban pero me quedaban un poco pequeñas, así que probé esta forma y, a pesar de que mi padre no veía que esa era la manera de llevarlas, a mí sí me gustó el resultado. Al siguiente verano todo el mundo con bambas-chanclas)

... y ¿después? después los calcetines de colores con las sandalias... Al año siguiente también a finales de verano me compré estas sandalias en ZARA


Yo cuando me las probé dije: "mamá ¿te gustan? es que me las veo con calcetines morados."

Tras está afirmación, mi madre pestañeó dos veces y dijo: "¿con CALCETINES MORADOS? ayy Laura, las sandalias son monas pero con calcetines... yo no las veo ni con morados ni con verdes. Son unas sandalias."

Total, que me las llevé a casa sin estar muy convencida, pero tenía claro que si me las ponía sería con calcetines morados.

Y así hice. En invierno, cuando no llovía está claro, me las ponía con mis calcetines morados. Y todo el mundo cuando me miraba los pies en un primer momento le encantaban y se paraban a decírmelo, pero tras un "ayyy que mon...os..." llegaba un "¿son calcetines?" Hasta que ya me cansé de la preguntita y se acabaron a costumbrando a mis nuevos zapatos. Y a otros tacones semicerrados que se apuntaron al carro de los calcetines de lana visibles, en este caso verdes y marrones.

Al año siguiente todo el mundo me traía revistas con tacones-sandalia con calcetines. Tras un año de "¿son calcetines?" ahora la cosa era: "mira como tus sandalias".)


Y retomando la conversación de mi amiga ella continúa con un: ...dime por favor que lo siguiente no serán cazuelas en la cabeza... Pero no os preocupéis que todavía no he tenido ningún flax así. Y si lo tengo yo no seré la que lleve a la calle esa nueva tendencia.

Mis flaxes me vienen solos. Yo no los elijo o los busco. Es como intuición. Hay gente que tiene buen ojo para "catar" a la gente (como es el caso de mi amiga Cris) y a otros nos da por la ropa.

Y es que la moda es pasajera pero describe cómo nos vestimos en cada una de las etapas que abarca. Lo que no quiere decir que tengas que ponerte todo aquello que está a la moda. Yo soy la primera que no lo hago. (Aun no he llegado a ponerme leggins de flores. Cuando se llevaban los pantalones campana vi una foto antigua de mi madre con unos leggins de flores y la imagen se quedó en mis entrañas. Ahora por mucho que lo lleve todo el mundo, y no los vea tan horribles como antes, yo no soy capaz de ponerme unos).

Hace tiempo leí esta reflexión y la guardé en mi libreta de ideas:
"Todos sabemos que la moda, primero lo inician unos pocos, luego pasan a los talleres de los diseñadores, luego lo vemos en la pasarela, y luego lo vemos en la calle. La moda es lo que uno ve y las tendencias que le llegan hasta que lo ponen en marcha. Es la realidad de cómo nos comportamos"

Leí también una entrevista de alguien que ahora no recuerdo al que le preguntaban cómo surgían las tendencias. Él respondía que estas estaban en la calle. Que todos los diseñadores contaban con un gran equipo de coolhunters que cepillaban las calles de todo el mundo en busca de inspiración. Y tras ver las fotos daba la casualidad de que la mayoría de los diseñadores llegaban a las mismas ideas que marcarían la nueva temporada, se trataba de una especie de sexto sentido que todos compartían. Y así se creaba la moda.

Y bueno pues aquí estoy yo, con mis flaxes. En casa frente al portatil y con mi inseparable agenda de ideas a mi vera. Hoy os quiero revelar algunas de mis ideas, que están dentro de mi lista de cosas. Otras os las enseñaré cuando ya las haya llevado a cabo. (Esa es otra, estoy hiperfeliz porque este año tengo horario de mañana en la universidad, pero espero tener tiempo para respirar. Porque de la emoción me he apuntado a mil cosas..)

Aunque pensándolo bien, haré dos post para hacerlo más interesante, que hoy ya he hablado bastante. Aquí va un avance de dos tendencías que guardé en mi libreta de ideas hace tiempo y que hoy he encontrado en la red:

El verano pasado me compré una camiseta XXL que me llegaba cuatro dedos por debajo de la rodilla. Y como no, yo me la compré con idea de cortarla y rediseñarla a mi gusto.

Le corté las mangas, le hice un escote de pico hacia el lado izquierdo y corté la parte de abajo por delante pero no por detrás. Me parecía guay eso de que se vieran las piernas por delante, pero que detrás siguiera viéndose el estampado. El resultado no tomó el veredicto de mis padres, a los que pedí opinión porque no estaba muy segura de si iba a dar el cante. Y mi nuevo vestido me sirvió para ir a la playa. Pero en invierno hice limpieza de armario y me deshice de él, cosa de la que ahora me arrepiento... Tendré que hacerme otro :-)  Era más o menos así:

Pero mi vestido no era el único que seguía esta idea, la tendencia está en la calle:

(Foto: paris-iloveyou.tumblr.com)

Y la segunda cosa que te revelaré de mi lista son unas sandalias marroquíes.

Recuerdo que en 2003 se llevaban un montón y las vendían baratísimas en todos los mercadillos. Por aquel entonces yo tenía once años, por lo que ni se me pasaba por la cabeza ir con unas sandalias de "brillantitos".

Espero no herir sensibilidades, pero siempre fui bastante clásica respecto al vestir de las niñas pequeñas. Pero mi madre sí pensaba comprarse unas para ella. Yo ahora que las recuerdo eran ideales. Pero a ella le pasa lo mismo que a mi, o a mi lo mismo que a ella mejor dicho, que cuando algo se pone muy de moda acabamos viéndolo hasta feo. Y aquellas sandalias nunca visitaron el zapatero de mi casa.. ¡Ay que ver! Con lo ideal que iría ahora mismo yo con ellas.. jajajaj eso lo que tiene echar la vista atrás..

Bueno, pues las he buscado y solo decirte que no las encuentro ni en las imágenes de Google. Así que aquí os traigo la foto más parecida que he encontrado. Pero las que yo quiero son menos puntiagudas y con bolitas y lentejuelas.


En la siguiente entrada os revelaré más cosas de mi lista

¡HASTA PRONTO!

No hay comentarios: