13 ago. 2010

Simplemente encantadora

No pensaba escribir hasta más adelante pero la ocasión me ha hecho sacar tiempo para dedicárselo a esta impresionante mujer.
Ayer acudí a la lonja del Monasterio del Escorial a escuchar a una cantante de la que no había oído hablar, solamente movida por mi abuela, mi madre y mis tias a las que le entusiasma. Al llegar pude observar a la cantidad de público que aquella desconocida voz parecía atraer.
Sin saber a lo que me presentaba todos encontramos nuestro sitio y la música empezó a sonar. Entonces una mujer de presencia serena vestida con un poncho blanco hizo callar a la multitud. Su potente voz inundó toda la lonja y un inmenso aplauso surgió como respuesta de todos los asistentes.
Sus letras de amores y desamores, paisajes, colinas y paseos a caballo junto al trío al son de su torrente de voz creaban una mezcla única. Pero lo mejor de todo es que aquella mujer que con su fuerza atraía la mirada de jóvenes, ancianos, mayores y niños, ¡es que había vivido ya sus 84 primaveras!
Muy cercana nos explicaba antes de iniciar cada canción cual era la historia de la misma. Coqueta y elegante como ella sola se adornaba el poncho según el tema del que fuera a tratar cada canción.
Lo que pude apreciar fue que tras sus 84 años esa mujer transmitía una fuerza como ninguna otra. Que consiguió conmover a más de uno. Que a pesar del viento que corría con un simple micrófono su voz resonaba al final de la calle. Y que nos robó a todos una sonrisa y más a mi que no sabía ante el encanto de mujer que esa tarde me encontraría.

Las letras que más me gustaron fueron Amarraditos, Caballo viejo, La flor de la canela, Bella estampa y El rosario de mi madre.



Simplemente encantadora, simplemente ella ... María Dolores Pradera.

No hay comentarios: