1 ene. 2011

Tal vez estrellas fugaces...

Lo importante no es lo que nos hace el destino sino lo que nosotros hacemos de él. Si vas buscando la ocasión, la oportunidad, no te la encontrarás. Las cosas más grandes ocurren cuando menos te lo esperas, y entonces hay que cogerlas al vuelo o se irán y las cogerá otro.

"A veces que lo que buscas está tan cerca que cuesta verlo". Sucede como cuando quieres ver una estrella fugaz en una noche estrellada y por más que miras no la encuentras. Pero más tarde sin buscarla, sin darte cuenta, miras al cielo y la ves pasar. A partir de ahora trata de vivir el momento sin pararte a pensar en que vendrá después. Puede que, si no lo haces, te pierdas un millón de estrellas fugaces, por estar pensando en la que vendrá después.

Porque al fin y al cabo el futuro y el pasado solo existen en nuestra mente, son recuerdo e imaginación. Ahora solo tenemos el presente. Horas, minutos y segundos que nos regalan cada día y que determinarán nuestro recuerdo. No se pueden transferir, por el contrario tenemos la suerte de poder disponer de ellos en su totalidad. Por eso aquello que ahora quieres o debes hacer ¡hazlo!, no lo pienses más. Como decía Mark Van Doren: " Podemos hacer una cosa, y las personas más felices son las que lo pueden hacer hasta el límite de su capacidad: podemos estar completamente presentes, estar ahí, poner toda nuestra atención en la oportunidad que aparece ante nosotros".


(Foto de un anuncio de Louis Vuittons decorada por: Simplemente yo)