23 abr. 2012

Tormenta de arena

-Me gustan las blusas negras de estampados de margaritas.


-También todas las que sean de tejido fino y si son de color blanco tienen que tener algún detalle que las haga especial (esa es la clave para que algo me guste, que aparentemente sea corrienteymoliente pero que al reparar en ella tenga un detalle aparentemente oculto que la haga diferente). 


-Últimamente me ha dado por los complementos acharolados.
-Y llevo dos años esperando para comprarme unos zapatos de bolera negros y blancos acharolados que me gusten y no superen el presupuesto moral que yo considero que tienen.


-Me gusta todo lo que tenga mucho color y combinar el tejido de flores con el camuflaje. (Siempre me gustó esa combinación, y ya fuera de cómo quede por estética es darle ese punto de absurdo a la guerra por ser causa de intereses egoístas pero que a la vez nada tiene de absurdo en las consecuencias que de ellas se derivan). Las rallas con los lunares y porqué no también con las flores y el camuflaje. 


-Siempre me gustaron las camisas (que según las películas eran de horteras) de banderitas de países y las de palmeras verdes o loros. Y ahora que ya no son horteras, por lo visto, puedo asegurarlo sin ser la loca del cotarro.   


-Las camisas de cuadros grandes y de colores de hombre de franela. Y los vestidos que suelen llevar las abuelas cuando te paseas por los pueblos.


-Los vaqueros estampados como dije en mi post con-ganas-de-customizar 


-Los pantalones anchos de tela caída y los vestidos largos hasta los pies para los días de playa o los sábados primaverales combinados con una sobria chaqueta vaquera.


-Me gustan las chaquetas vaqueras que llevan cubreagujeros cosidos como decoración. Por supuesto los mocasines y los escotes a la espalda.


-Los complementos sencillos con estampados diversos y los complementos llamativos con las prendas sobrias.




(Fotos: pinklemonadedesign)

No hay comentarios: