26 jul. 2011

La caja de botones

Esta foto me recuerda a una historia que leí tras el reveso de la hoja de un calendario de 2009 y que desde ese momento guardo en la mesilla de mi cuarto. Dice así:

" Para muestra basta un botón; y también para el recuerdo. Un día estaba yo mirando las cosas de mi abuela, después de su fallecimiento, y encontré una caja llena de botones. Como no somos sentimentales, a mi marido y a mí nos pareció cómico que alguien fuera capaz de guardar sueltos en una caja. Entonces mi mirada se detuvo en uno de color marrón:
      -¡Este lo recuerdo! -exclamé-. ¡Era el del suéter de mi primer uniforme de colegiala! Mi esposo se rió de mi entusiasmo por un botón; pero yo estaba recordando el olor de los pupitres, el polvo de la tiza, lo torpe que era yo en los deportes, y cómo me eligieron delegada de clase. ¡Otro botón! Este provenía del vestido que mi madre llevaba puesto cuando fue internada en el hospital. Yo había velado junto a su cama, había rezado y había abrigado esperanzas hasta comprender que ella nunca volvería a ser una mujer sana y alegre.
     Saqué más botones y cada uno me trajo alegrías y tristezas, recuerdos de mi primera cita, de mi primer empleo, de mi boda. ¡ Volví a revivir tantos recuerdos! Eran 28 años metidos en una caja"


(Fotos: weheartit.com)

No hay comentarios: